Sopa de cebolla gratinada: Deliciosa receta francesa para disfrutar

La sopa de cebolla gratinada es un plato clásico de la cocina francesa que ha conquistado paladares alrededor del mundo. Esta deliciosa sopa se caracteriza por su sabor reconfortante y su textura cremosa, perfecta para disfrutar en los días fríos de invierno.

La receta de la sopa de cebolla gratinada es muy sencilla de preparar y requiere de ingredientes básicos que seguramente ya tienes en tu despensa. La cebolla es el ingrediente estrella de este plato, aportando un sabor dulce y suave que se potencia al ser caramelizada lentamente. Además, el queso gratinado por encima le da un toque crujiente y sabroso que complementa a la perfección la suavidad de la sopa.

Una curiosidad sobre esta receta es que se dice que fue inventada por los campesinos franceses, quienes utilizaban la cebolla como ingrediente principal debido a su fácil acceso y bajo costo. Con el tiempo, esta sopa se popularizó y se convirtió en un plato típico de la gastronomía francesa.

Leer:  Rillette de pato receta francesa

A continuación, te presento la receta de la sopa de cebolla gratinada para cuatro personas:

Ingredientes:
- 4 cebollas grandes
- 2 cucharadas de mantequilla
- 2 cucharadas de harina
- 1 litro de caldo de pollo
- 1 taza de vino blanco
- Sal y pimienta al gusto
- Rebanadas de pan baguette
- Queso gruyere rallado

Instrucciones:
1. En una olla grande, derrite la mantequilla a fuego medio. Agrega las cebollas cortadas en rodajas finas y cocínalas lentamente hasta que estén caramelizadas y doradas, aproximadamente durante 30 minutos.

2. Espolvorea la harina sobre las cebollas caramelizadas y revuelve bien para que se integre. Cocina durante 2 minutos para que la harina se cocine un poco.

3. Añade el caldo de pollo y el vino blanco a la olla. Lleva la mezcla a ebullición y luego reduce el fuego a medio-bajo. Cocina durante 20 minutos para que los sabores se mezclen.

Leer:  Pain perdu: Irresistible tostada francesa empapada en huevo y leche

4. Mientras tanto, precalienta el horno a 200°C. Tuesta las rebanadas de pan baguette en el horno hasta que estén crujientes.

5. Una vez que la sopa esté lista, sazona con sal y pimienta al gusto. Sirve la sopa en tazones individuales aptos para horno.

6. Coloca una rebanada de pan tostado sobre cada tazón de sopa y espolvorea generosamente queso gruyere rallado por encima.

7. Gratina la sopa en el horno durante unos minutos, hasta que el queso esté derretido y dorado.

¡Y listo! Ya puedes disfrutar de una deliciosa sopa de cebolla gratinada al estilo francés.

Balance nutricional:
La sopa de cebolla gratinada es una opción nutritiva y equilibrada. La cebolla es rica en antioxidantes y vitaminas, como la vitamina C y la vitamina B6. Además, el caldo de pollo aporta proteínas y minerales, mientras que el queso gruyere es una buena fuente de calcio.

Leer:  Receta de paris brest

Es importante tener en cuenta que esta receta contiene mantequilla y harina, por lo que se debe consumir con moderación si se sigue una dieta baja en grasas o carbohidratos. Sin embargo, en cantidades adecuadas, la sopa de cebolla gratinada puede formar parte de una alimentación balanceada.

Si quieres conocer otras recetas parecidas a Sopa de cebolla gratinada: Deliciosa receta francesa para disfrutar puedes visitar la categoría Cocina francesa.

Otras recetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir