Crème brûlée: Un clásico postre francés con una capa de caramelo crujiente

La Crème brûlée es un clásico postre francés que se ha convertido en una delicia reconocida en todo el mundo. Su nombre, que significa "crema quemada", hace referencia a la capa de caramelo crujiente que se forma en la parte superior. Esta combinación de texturas, con una crema suave y sedosa debajo de una capa de caramelo dorado y crujiente, es simplemente irresistible.

Este postre tiene una larga historia en la gastronomía francesa y se ha convertido en un símbolo de la elegancia y sofisticación de la cocina francesa. Se cree que la Crème brûlée se originó en el siglo XVII, y desde entonces ha sido un favorito en los restaurantes y hogares franceses.

Una de las curiosidades de este postre es la técnica utilizada para crear la capa de caramelo crujiente. Se utiliza un soplete de cocina para caramelizar el azúcar en la parte superior de la crema, lo que le da ese característico aspecto y sabor.

Leer:  Creme brûlée de lavanda: Delicado postre de crema con toque floral

A continuación, te presento la receta de la Crème brûlée para cuatro personas:

Ingredientes:
- 4 yemas de huevo
- 100 gramos de azúcar
- 500 ml de crema de leche
- 1 cucharadita de extracto de vainilla
- Azúcar extra para caramelizar

Instrucciones:
1. Precalienta el horno a 160°C.
2. En un tazón grande, bate las yemas de huevo con el azúcar hasta que estén bien mezcladas y de un color amarillo pálido.
3. En una cacerola pequeña, calienta la crema de leche a fuego medio hasta que esté caliente pero no hirviendo. Retira del fuego.
4. Vierte lentamente la crema caliente sobre la mezcla de yemas de huevo, revolviendo constantemente para evitar que las yemas se cocinen.
5. Agrega el extracto de vainilla y mezcla bien.
6. Divide la mezcla en cuatro moldes individuales para Crème brûlée.
7. Coloca los moldes en una bandeja para horno y llénala con agua caliente hasta la mitad de los moldes.
8. Hornea durante aproximadamente 40-45 minutos, o hasta que la crema esté firme en los bordes pero aún ligeramente temblorosa en el centro.
9. Retira los moldes del horno y déjalos enfriar a temperatura ambiente. Luego, refrigera durante al menos 2 horas, o hasta que estén bien fríos.
10. Justo antes de servir, espolvorea una capa uniforme de azúcar sobre la superficie de cada Crème brûlée. Luego, carameliza el azúcar con un soplete de cocina hasta que esté dorado y crujiente.
11. Sirve inmediatamente y disfruta de este delicioso postre francés.

Leer:  Sopa de cebolla gratinada: Deliciosa receta francesa para disfrutar

Balance nutricional:
La Crème brûlée es un postre rico en calorías y grasas debido a la crema de leche y las yemas de huevo. Sin embargo, también es una buena fuente de proteínas y calcio. Se recomienda disfrutar de este postre de manera ocasional y en porciones moderadas para mantener una dieta equilibrada.

Si quieres conocer otras recetas parecidas a Crème brûlée: Un clásico postre francés con una capa de caramelo crujiente puedes visitar la categoría Cocina francesa.

Otras recetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir